Historia

Un luchador de leyenda

saludes3

Joaquín Saludes Sanromá, nace en Barcelona, el 8 de noviembre de 1914. Su padre, de profesión ebanista, decide trasladarse en 1916 a Badalona, y en esta localidad catalana transcurre la infancia y la juventud de Saludes y asiste al colegio de los Hermanos Maristas hasta los catorce años al tiempo que viaja con sus padres que por entonces se dedicaban a la venta ambulante.
Pertenece a la quinta del 34. Saludes ingresa en filas y es destinado a Marina, realizando el periodo de instrucción en Cartagena. Retorna a la Ciudad Condal, para continuar su servicio militar, donde le sorprende la guerra civil, que la hace como conductor de camiones y turismos militares.
Siente afición por los deportes de fuerza y a los 15 años practiva boxeo; a los 17, la grecorromana, y por fin la lucha libre americana, modalidad en la destaca obteniendo grandes éxitos y fama internacional.

Campeón de Europa de lucha libre americana

En Alicante gozó de popularidad, toda vez que eran frecuentes sus peleas en la Plaza de Toros y en el desaparecido Iris Park, en las calles Pascual Pérex y Angel Lozano. “Aquí precisamente, el Alicante, en el coso taurino, contra el leonés Flaviano, en el año 1949, sufrí la lesión más grave de mi carrera, fractura de cúbito derecho, en el primer asalto, pero aguanté los tres siguientes e hicimos tablas”.

Militó en la categoría de semipesados. En el boxeo no consiguió sobresalir, y en grecorromana fue campeón de españa durante los años 1941 a 1943. En esta modalidad se enfrentó en combate de exibición a Javier Ochoa, padre de la dinastía de lucha libre americana, con ocasión de la retirada de aquél. Escenanio el Price de Madrid, y el resultado match nulo.

saludes6

Sobre el ring Saludes siempre era el malo, el maldito. “Yo me defendia más, y para hacer una contrallave tiraba del pelo y de las orejas del adversario. Esto estaba prohibido y en más de una ocasión me descalificaron, retirándome la licencia durante dos o tres meses y los aprovechaba para hacer mi espectáculo de fuerza. Estas irregularidades enardecían al público y le daba más ambiente a las reuniones”.

Espectáculo de fuerza y especialista de cine

Saludes, que alternó la lucha libre con el espectáculo de personal statement law school fuerza, también trabajó para el cine como especialista. Intervino, entre otras, en las películas “Los últimos días de Pompeya”, “Salomón y la reina de Saba” y “La nao capitana”.
En cuanto al espectáculo de fuerza, del que era empresario y cabecera de cartel, durante algunos años recorrió toda la geografía española realizando exhibiciones. Saludes doblaba barras de hierro; sostenía con la boca una polea de veintidós centímetros de diámetro, co cuatro hombre, dos a cada extremo, hasta que hacia una herradura; doblaba una barra de doce centímetros pegada al muslo; a dos coches con la primera puesta no los dejaba arrancar…”Aunque mi mayor proeza era el arrastre de camiones de diez toneladas con cien hombre arriba, con los dientes, valiéndome de un dentado como los trapecistas. Este número fue muy sonado”.

Su llave maestra preferida era con el adversario tumbado boca abajo y /write-my-essay-now Saludes le ponía el pie encima impidiendo incorporarse y con los brazos en palanca tiraba hacia atrás.

saludesImg1

Saludes masajista

En el año 1962, retirado de toda actividad deportiva con un brillante palmarés, Joaquín Saludes elige Alicante para establecer su domicilio definitivo, y aquí se dedica a la construcción, siendo el promotor del edificio Ulises.
Tras su fugaz incursión por el mundo laboral de la construcción , se decide por la fisioterapia como masajista corporal y digecompultor en lo que continuó.
Participo en diversos cursos y seminarios y fué miembro honorario, entre otras de la Federación Politécnica Española de Diplomados (masajistas).